Erika Aifán, juez guatemalteca, renuncia y huye a Estados Unidos por amenazas

(CNN Español) — La jueza guatemalteca Erika Aifán renunció a su cargo el lunes y dijo que huyó del país luego de recibir amenazas de muerte.

La ahora exmagistrada envió su carta de renuncia a la Corte Suprema de Justicia, en la que aseguró que había sido objeto de agresiones y procesos penales para detener su labor al frente del Juzgado Primero de Primera Instancia en Materia de Justicia Penal. , actividades y delitos relacionados con las drogas. contra el Riesgo Ambiental de la Alcaldía “D”.

“He sido víctima de múltiples amenazas, vigilancia y rastreo con vehículos sin placas, espionaje, fugas de información y robo de documentos en mi oficina”, escribió.

No es la primera vez que el ahora ex juez hace estos comentarios a la prensa y la fiscalía guatemalteca. Desde 2018, Aifán denuncia ser perseguida por desempeñar su labor en casos de alto impacto. Dice que hasta la fecha ha habido por lo menos 70 denuncias en su contra, la mayoría de los imputados en los juicios que ella estuvo a cargo.

Iván Velásquez: Giammattei no lucha contra la corrupción 2:15

La trayectoria de la jueza Érika Aifán

Éirka Aifán se desempeñó como jueza del Poder Judicial durante 19 años. En julio de 2016 fue trasladada a Mayor Riesgo, un juzgado especializado en casos de alto impacto. Durante su mandato en este cargo, envió a la banca a narcotraficantes, magnates y políticos influyentes.

Estuvo a cargo de casos como Odebrecht sobornos, comisiones paralelas, Rusia sobornos, lavado de dinero y política y Huistas, entre otros. Uno de los casos más emblemáticos que ha examinado se refiere a cinco de los empresarios más importantes de Guatemala, sospechosos de haber financiado ilegalmente la campaña electoral del partido político que llevó a Jimmy Morales a la presidencia. Aifán se ha negado a otorgar beneficios penales en la causa, que sigue abierta y cuyos acusados ​​se declaran inocentes de los cargos. La ex jueza asegura que fue uno de los procesos por los que comenzó la persecución en su contra.

Erika Aifán renunció a su cargo en la Corte Suprema de Justicia en marzo de 2022 por amenazas de muerte, según se informó.

Aifán habla desde su exilio en Estados Unidos.

Aifán le dijo a CNN que estaba en Estados Unidos, que su vida corría peligro y por eso decidió exiliarse, como ha sucedido con otros agentes de justicia que han huido del país centroamericano en los últimos meses.

“No hay condiciones que garanticen mi vida y mi integridad física por violaciones a la legalidad. Mi vida me preocupa. Mi partida me entristece porque veo en los hechos que las estructuras han dañado el Estado de derecho y ciertas instituciones del sector. son instrumentalizados por la justicia para perseguir a quienes hemos luchado y trabajado contra la corrupción y la impunidad”, agregó.

Aifán mencionó a la fiscal general, Consuelo Porras, como uno de los grupos que dice buscan perseguirla por el trabajo que estaba haciendo el exmagistrado.

“Nos está persiguiendo con acusaciones sin fundamento y ha dejado de investigar estos abusos a los derechos humanos”, dijo Aifán a CNN.

En septiembre del año pasado, el Departamento de Estado de Estados Unidos incluyó a Porras en su lista de «actores corruptos y antidemocráticos». El Fiscal General desestimó los cargos y, en una entrevista con medios locales, cuestionó el origen de dicha sanción: «Quiero ser muy claro, no es el gobierno de Estados Unidos el que realmente está tratando de obstruir la acción criminal que tengo». como titular”, dijo Porras en ese momento.

En respuesta a los cargos de persecución que ahora hace Aifán, el vocero del Ministerio Público, José Luis Pantaleón, desestimó los cargos y dijo este martes a CNN que esta institución tiene la obligación legal de investigar cualquier denuncia que se presente y que esta no representa un ataque o persecución. .

(Video de 2018) Ejecutivo guatemalteco presiona al Poder Judicial 1:17

La ex jueza asegura que se ha incrementado el hostigamiento que denuncia a partir de su trabajo en un caso que podría vincular al presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei.

“El expediente 359 tenía investigaciones contra los tres poderes del Estado, incluido el presidente, y es el expediente que ha incrementado estas acciones de amenazas y hostigamientos. En los últimos meses, las estructuras políticas y criminales que están entrelazadas son las que han tenido el mayor impacto”, añade.

El expediente al que se refiere el exmagistrado se refiere a una investigación publicada por CNN en Español a mediados de febrero.

CNN obtuvo una declaración de un testigo protegido de la fiscalía especial contra la impunidad en Guatemala, en la que vinculó a Alejandro Giammattei -actual presidente del país- a una supuesta donación no declarada a la autoridad electoral guatemalteca, de una empresa constructora en su campaña durante la segunda vuelta de las elecciones.

La Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia desmintió esta denuncia a través de un comunicado de prensa.

CNN se ha comunicado con la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia para obtener una respuesta sobre a qué se refiere ahora el exjuez, pero hasta el momento sin éxito.

Una «mujer valiente»

Este martes, tras la salida de Aifán, el presidente de Guatemala tuiteó: «Mi gobierno tiene el firme compromiso de respetar el estado de derecho y garantizar la seguridad de todos los miembros del poder judicial, para que estén libres de presiones, amenazas o injerencias de cualquier tipo». ”, escribió Giammattei.

El trabajo de Erika Aifán ha sido reconocido incluso fuera de Guatemala. El 8 de marzo de 2021, la Primera Dama de los Estados Unidos, Jill Biden, le entregó el premio «Mujer Coraje» por su ardua labor en la lucha contra la corrupción y la impunidad. En ese momento, Biden dijo que apoyaría y defendería la lucha. por la justicia y la igualdad.

Aunque Aifán dice sentirse seguro porque se ha ido de Guatemala, agrega que sigue preocupado por el futuro de sus compañeros y la situación que vive ese país. “Es una situación compleja, estoy preocupado por mis compañeros jueces que tienen que seguir trabajando en condiciones tan lamentables”, dijo.

Desde octubre de 2019, varios operadores de justicia han comenzado a abandonar el país alegando amenazas y persecución en su contra. El primero de ellos fue Andrei González, exfiscal de la Fiscalía Especial contra la Impunidad.

Poco antes denunció a la procuradora general Consuelo Porras por presuntamente obstruir la justicia para proteger a un excandidato presidencial. Porras negó y se presentó la denuncia. Le siguió Juan Francisco Sandoval, exjefe de esa fiscalía, quien en julio de 2021 abandonó el país luego de que Porras lo despidiera alegando que Sandoval no estaba cumpliendo con sus funciones.
Sandoval recibió el premio «Campeón Anticorrupción» del gobierno de los Estados Unidos.

En los meses siguientes y hasta marzo de 2022, al menos otros ocho actores de la justicia abandonaron Guatemala. Siete de ellos trabajaban en la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.