Juez colombiano allana camino para enjuiciamiento del expresidente Uribe

Venezuela
archivo de imagen

El expresidente colombiano Álvaro Uribe, líder del oficialismo, será juzgado por presunta corrupción y manipulación de testigos, dictaminó este miércoles un tribunal de primera instancia.

La jueza Carmen Ortiz rechazó el pedido de la fiscalía de sobreseer la causa que involucra al expresidente y senador (2002-2010) de 69 años.

“Le queda claro a la fiscalía que hay una posible hipótesis sobre la materialidad de la corrupción en el proceso penal” de Uribe, dijo Ortiz durante una audiencia en Bogotá.

La decisión aún no es definitiva y puede ser apelada por la defensa del expresidente, el político más influyente de este siglo en Colombia y protagonista de la campaña presidencial para las elecciones del 29 de mayo.

Si un tribunal superior finalmente confirma la decisión del juez, Uribe enfrentará un juicio y podría enfrentar una sentencia de prisión por los delitos que se le imputan.

El expresidente colombiano Álvaro Uribe, líder del partido gobernante, será juzgado por presuntos sobornos y manipulación de testigos, dictaminó el tribunal en un fallo de primera instancia el miércoles.

La jueza Carmen Ortiz rechazó el pedido de la fiscalía de sobreseer la causa que involucra al expresidente y senador (2002-2010) de 69 años.

“Le queda claro a la fiscalía que hay una posible hipótesis sobre la materialidad de la corrupción en el proceso penal” de Uribe, dijo Ortiz durante una audiencia en Bogotá.

La decisión aún no es definitiva y puede ser apelada por la defensa del expresidente, el político más influyente de este siglo en Colombia y protagonista de la campaña presidencial para las elecciones del 29 de mayo.

Si un tribunal superior finalmente confirma la decisión del juez, Uribe enfrentará un juicio y podría enfrentar una sentencia de prisión por los delitos que se le imputan.

Reconocido por su política dura frente al conflicto armado, el expresidente enfrenta cargos por corrupción y fraude procesal contra el senador opositor Iván Cepeda.

bumerang

En 2012, Uribe presentó una demanda contra el diputado por una supuesta conspiración con falsos testigos para vincularlo con grupos paramilitares de extrema derecha responsables de abusos a los derechos humanos en la guerra clandestina contra los rebeldes de izquierda.

Sin embargo, la Corte Suprema se abstuvo de procesar a Cepeda y en cambio comenzó a investigar al expresidente en su calidad de parlamentario en 2018. Los magistrados concluyeron que Uribe había tratado de manipular testigos para desacreditar a su oponente.

El tribunal fue más allá y en agosto de 2020 ordenó que el expresidente fuera puesto bajo arresto domiciliario mientras avanzaba su investigación.

Uribe, quien impugnó a la Corte Suprema por supuesta parcialidad política, logró escapar de esta jurisdicción al renunciar al escaño que ocupaba en el Senado desde 2014. Su caso pasó luego a un tribunal ordinario, que levantó la orden de prisión contra Uribe.

La fiscalía se hizo cargo de la investigación y el año pasado llevó el caso a los tribunales y concluyó que no hubo delito.

Sin embargo, el juez negó este miércoles los argumentos del fiscal Gabriel Jaimes. “El planteamiento o la hipótesis presentada por las víctimas es razonable”, comentó Ortiz, dejando espacio para un posible enjuiciamiento del expresidente.

A prueba y en el campo

Su decisión se traslada a la campaña para elegir en mayo al sucesor del presidente Iván Duque, quien llegó al poder de la mano de Uribe y por ley está inhabilitado para la reelección.

El favorito en las encuestas es el exguerrillero de izquierda Gustavo Petro, un ferviente crítico de Uribe y del actual gobierno.

La figura del expresidente gira en torno a la política y la justicia colombianas.

El poder judicial que investiga los peores crímenes cometidos en el conflicto actual ha determinado que bajo su gobierno el ejército ejecutó a 6.402 civiles a los que presentó como guerrilleros muertos en acción.

Aunque este tribunal no tiene la facultad de juzgar a expresidentes, Uribe se desmarcó de estos delitos y arremetió contra los jueces de paz, como hizo en su momento con los de la Corte Suprema.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.