Tercer manifestante muere durante protestas en Ecuador, dicen grupos de derechos humanos

manifestantes protestan contra ecuador
El centro de Quito ha vuelto a ser escenario de intensos enfrentamientos entre policías ecuatorianos y manifestantes que, por undécimo día consecutivo, participan en manifestaciones contra el alto costo de la vida y las políticas económicas del gobierno del presidente Guillermo Lasso. EFE/José Jácome

Las manifestaciones en Ecuador contra el alto costo de la vida y las políticas económicas del gobierno del presidente Guillermo Lasso sumaron este jueves su tercera muerte, según organizaciones de derechos humanos y el movimiento indígena, principal impulsor de esta movilización.

El occiso fue identificado por la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos del Ecuador como Henry Quezada, de 39 años, un hombre que falleció “por traumatismo penetrante en el tórax y abdomen por perdigones”.

En fotografías publicadas en redes sociales, podemos ver el cuerpo del hombre inerte en el suelo y con el torso desnudo, el mismo que aparentemente presenta orificios de balas de goma y una pila de perdigones, así como una herida protuberante en la frente.

Según organizaciones de derechos humanos y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la muerte de Quezada se produjo durante los violentos enfrentamientos ocurridos este jueves entre manifestantes y policías en el centro de Quito, durante la undécima jornada consecutiva de manifestaciones.

Durante estos hechos, la policía denunció el uso de armas de fuego por parte de los manifestantes, presentando en redes sociales un supuesto video de los enfrentamientos ocurridos este jueves, en el que se puede ver a un grupo de personas protegiéndose a otro mientras disparan una escopeta.

“Violentos manifestantes utilizan y atacan a policías con armas de fuego en la protesta social liderada por el movimiento indígena. Reiteramos que la Policía no utiliza armas letales para controlar el orden público”, dijo la fuerza de seguridad en las redes sociales.

El parque El Arbolito volvió a ser escenario de una batalla campal, como ya había sucedido en octubre de 2019, cuando otra ola de protestas encabezada también por la Conaie contra la eliminación de los subsidios a los combustibles terminó a nivel nacional con una decena de muertos y unos 1.500 heridos.

protesta disuelta

Allí se concentraron los altercados luego de que la policía disolviera con gases lacrimógenos una multitudinaria manifestación que llegó hasta las afueras de la Asamblea Nacional (Parlamento) ya la que asistió el presidente de la Conaie, Leonidas Iza.

Durante esta marcha, el líder indígena anunció su posición de continuar sin aceptar el diálogo convocado por diversas organizaciones sociales y religiosas, aun después de que el gobierno le otorgara una de sus condiciones para sentarse a negociar, que era tener acceso a la Casa de la Cultura para instaurar una asamblea popular.

Las protestas que comenzaron el lunes 13 de junio exigen que se reduzcan y congelen los precios de los combustibles, que se controlen los precios de los bienes de primera necesidad, que no se privaticen las empresas estatales y que no se prorroguen las concesiones petroleras y mineras en la región. entre otros puntos.

La muerte registrada este jueves es la tercera en cuatro días, luego de que un joven manifestante cayera el lunes desde la ladera de una montaña cuando un contingente policial habría disparado gases lacrimógenos contra un grupo de indígenas para impedirles el ingreso a Quito.

Este martes se registró la segunda muerte durante los hechos violentos en Puyo, capital de la provincia amazónica de Pastaza, donde un joven perdió la vida por el impacto en la cabeza del lanzamiento de una bomba lacrimógena «a corta distancia». ; según los indígenas, y por manejo de explosivos, según la policía.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.