Organismos de derechos humanos solicitan a la CIDH que analice situación en Nicaragua

(CNN Español) – Entidades no gubernamentales nicaragüenses e internacionales exhortaron este lunes a la Organización de los Estados Americanos a aplicar mecanismos para que Nicaragua responda a las denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas desde 2018 a la fecha.

Las organizaciones participaron en la audiencia pública virtual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situación en este país centroamericano, en la que no participó el gobierno de Daniel Ortega.

Esmeralda Arosemena, relatora de la CIDH para Nicaragua, lamentó la ausencia del representante estatal en la sesión del lunes.

“Nicaragua tiene los compromisos que ha adquirido en los convenios interamericanos y en los convenios internacionales que ha suscrito”.

“Hoy más que nunca es urgente que la comunidad internacional, esta ilustre comisión y los demás mecanismos internacionales de protección, se unan e intensifiquen sus esfuerzos para que se lleve a cabo una investigación independiente e imparcial de las graves violaciones cometidas por el régimen”, dijo María Luisa Gómez, del Instituto Raza e Igualdad.

“Por ello, le solicitamos respetuosamente que continúe exigiendo al Estado, en primer lugar, proceder a la liberación inmediata de todas las personas que permanecen privadas de libertad por motivos políticos, al término de su tipificación, renuncia a la ley marco que permite su judicialización, sin cualquier fundamento, y el derrocamiento de sus condenas”, agregó Gómez.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, dijo que a casi cuatro años del inicio de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega no se ha investigado ninguna agresión contra ciudadanos presuntamente cometida por agentes estatales o paraestatales. , que resultó en cientos de muertos, heridos y arrestos.

“El régimen (es responsable) de 355 muertos, la mayoría con características de ejecuciones extrajudiciales, más de 2.000 heridos, decenas con secuelas de invalidez, 1.614 presos políticos, según la CIDH en un momento. Más de 100.000 nicaragüenses fueron obligados a salir de Nicaragua para salvar sus vidas, todos permanecen sin investigar.

Según Núñez, en 11 de los casos de muerte durante las protestas de 2018, las autoridades policiales condicionaron la entrega de los cuerpos a sus familiares a la firma de actas en las que desistieron de realizar una investigación, y los cuerpos fueron llevados. de distancia para realizar una autopsia, lo que para ella representa el inicio del «encubrimiento de crímenes».

En ocasiones anteriores, el gobierno de Ortega ha considerado que los informes anteriores de la CIDH son sesgados y basados ​​en información de organizaciones de oposición.

CNN ha pedido a las autoridades de Nicaragua una reacción a esta audiencia, pero hasta el momento no han respondido.

Núñez recordó que antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2021, se intensificó lo que él ve como una campaña represiva, que condujo al arresto y enjuiciamiento de personas percibidas como opositoras.

La elección presidencial en Nicaragua en entredicho 4:58

“A la fecha, al menos 169 personas permanecen privadas arbitrariamente de su libertad por motivos políticos, incluidas 14 mujeres y 7 candidatos presidenciales, sometidos a malos tratos y actos constitutivos de tortura”, declaró el presidente del Cenidh.

Según Núñez, desde el 1 de febrero a la fecha, al menos 45 personas han sido condenadas y sentenciadas a entre 7 y 13 años de prisión por el delito de concierto para atentar contra la integridad nacional, blanqueo de capitales o difusión de noticias falsas. Incluida en la llamada ley de soberanía, aprobada en diciembre de 2020 por el Parlamento de Nicaragua, controlado por Ortega.

Por su parte, Ligia Gómez, investigadora del Observatorio Urnas Abiertas, dijo que las votaciones de 2021 perpetúan la impunidad y la violación de los derechos humanos del pueblo nicaragüense.

“El poder electoral, como parte de la estrategia represiva de la dictadura, ha eliminado toda competencia electoral, restringido la participación política y es el último responsable del fraude falsificado”.

El Gobierno ha insistido en que en 2018 fue víctima de un intento de golpe de estado financiado por EE.UU. y que las acciones para restablecer el orden se debieron a la necesidad de reactivar la economía y facilitar la movilización de la ciudadanía.

El gobierno reconoció 200 muertes en 2018, incluidos policías.

En el caso de los opositores detenidos, Ortega dijo que formaban parte de una «red criminal» que canalizaba fondos para organizar acciones de desestabilización en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.