«Comer arroz con huevos es un lujo»

Peruanos preocupados por alza de precios.  AFP
Peruanos preocupados por alza de precios. AFP

María Jesús Avilés, de Lima, como muchos peruanos, ya no alcanza para comprar alimentos para su familia.

“Antes se podía comer, aunque fuera arroz con huevo. Ahora comer arroz con huevo es un lujo”, dijo a la AFP la mujer en el mercado La 70 de Condevilla Señor, en el norte de la capital peruana.

“El salario es muy bajo para la canasta básica y todos los hogares del Perú están sorprendidos. Yo cocinaba con 20 o 30 soles [unos 5 o 7,5 dólares]Ahora tenemos que sacar el doble porque no alcanza”, añade este concejal de 58 años.

Como ella, miles de peruanos están molestos por el aumento de los precios de los alimentos. Esto sigue a la guerra en Ucrania.

“La situación es muy crítica, vas al mercado y tienes que ser como un mendigo buscando precios y los precios son altos”, lamenta María del Carmen Ávila, de 56 años, en el mismo centro comercial.

“Prepararé carne picante. Antes comprábamos medio kilo de carne, ahora solo compramos un pedacito con una patata chiquita para poder subsistir”, cuenta a la AFP el ama de casa.

Inseguridad alimentaria entre los peruanos

En marzo, los precios de los alimentos en Perú subieron un 3,41% en promedio, la mayor variación mensual en 26 años, según cifras oficiales.

“Los precios son muy altos. La situación es difícil y mi pensión no alcanza”, dijo a la AFP Julia Lázaro, de 70 años, quien recibe una pensión mensual de 460 soles (124 dólares).

La zozobra por la subida de precios ha generado protestas en Lima y otras ciudades, dejando un muerto y 15 heridos en enfrentamientos con la policía.

Pero el senderismo no es un problema exclusivo del Perú.

Los precios mundiales de los alimentos alcanzaron «niveles sin precedentes» en marzo debido a la guerra en Ucrania, que está afectando gravemente el comercio de cereales y aceites vegetales, dijo a principios de abril la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Ante este complicado escenario, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas han llamado a tomar medidas urgentes contra la creciente «inseguridad alimentaria» en los países desarrollados desatendidos.

“Es esencial brindar apoyo rápido a los países con inseguridad alimentaria de manera coordinada”, dijeron los jefes de estas cuatro agencias en una declaración conjunta el 13 de abril.

Entre las medidas que han propuesto está la financiación para apoyar a los agricultores y aumentar el suministro de alimentos en estos países.

medidas insuficientes

En varias ciudades de Perú, varios sindicatos amenazan con huelga para presionar al presidente de izquierda castillo de piedra detener los aumentos o congelar los precios, que el gobierno no puede decretar porque la Constitución consagró el libre mercado durante tres décadas.

Las protestas por los aumentos de alimentos y combustibles no se han dirigido directamente a Castillo, sino que a veces se confunden con manifestaciones convocadas por grupos radicales de oposición que exigen la salida anticipada del presidente, quien lleva nueve meses en el poder.

Desde diciembre de 2017, el Congreso peruano ha aprobado seis mociones de “vacancia presidencial” (impeachment), como las que llevaron a la caída de Pedro Pablo Kuczynski (derecha) en 2018 y Martín Vizcarra (centro) en 2020. Castillo se salvó igual camino. cuando un intento de acusarlo fracasó en marzo.

Todo esto está elevando la tensión política y generando incertidumbre entre los peruanos, que han tenido cinco presidentes en poco más de cuatro años.

En esta situación, el índice de confianza del consumidor, elaborado por la encuestadora Ipsos y Apoyo Consultoría, cayó a 34 puntos en abril, su nivel más bajo en 18 años.

Para calmar las cosas, el 12 de abril se derogó el impuesto a las ventas de pollo, huevos, fideos, harina, azúcar, carne y otros alimentos básicos, así como el impuesto a los combustibles.

Además, Castillo elevó el salario mínimo en un 10% a 1.025 soles ($277) a partir del 1 de mayo.

Sin embargo, la Conferencia Episcopal considera que «las medidas económicas que se han tomado en los últimos días […] son insuficientes».

“No están enfocados en abordar el duro impacto económico que estamos teniendo”.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.