«1.700 personas al día no salen de un país que ha sido reparado»

Smolansky
Muchos venezolanos están regresando a su país, pero aún son muchos más los que siguen saliendo. Foto: FOTOS DE GETTY

Los venezolanos siguen saliendo del país en busca de un futuro mejor. En las últimas semanas ha habido historias de ciudadanos que decidieron cruzar la peligrosa selva del Darién en un intento por llegar a Estados Unidos. La muerte de al menos 15 migrantes en Nicaragua tras un accidente de tránsito también fue noticia. David Smolanski, Comisionado de la Secretaría General de la OEA para la Crisis de Migrantes y Refugiados VenezolanosExplicó que según datos de su oficina complementados por el Servicio de Fronteras de Panamá, por cada cubano que cruza el Darién hay 12 venezolanos.

Explicó que en el primer semestre de 2019 solo habían cruzado la selva 38 venezolanos, en 2020, 34; en 2021, 581, y ahora en 2022 la cifra ha subido a 28.000 migrantes. “Para el primer semestre de este año cruzaron la Selva del Darién 28.079 venezolanos, lo que equivale al 60% del total de personas que cruzan. Es la población más abundante que cruza el Darién, superando a los que normalmente lo cruzan, que eran colombianos, haitianos y cubanos”, dijo.

Smolansky dijo que “según el Programa Mundial de Alimentos, los venezolanos son la cuarta población más grande del mundo y la que más sufre hambre. Es un tercio del país. Es el más grande del hemisferio occidental, detrás de Yemen, la República Democrática del Congo y Afganistán.

Aseguró que es falso que la crisis migratoria esté disminuyendo. Sostuvo que todos los días al menos 1.700 venezolanos viajan a otros países. «Es mentira que hay más gente que regresa que gente que se va. Familias. Pero lamentablemente hoy todavía no se dan las condiciones no solo para que los venezolanos regresen, sino para que dejen de salir del país. Por las fronteras de Colombia, Brasil y el Caribe, se estima que cada día salen 1.700 personas”, dijo.

Smolansky y las razones de su partida

Smolansky señaló que las razones por las que los venezolanos están saliendo del país son las mismas que al inicio de la crisis migratoria. Sin embargo, explicó que ahora hay fallas en la distribución y operación de los servicios básicos.

“1.700 personas no se van de un país que ha sido reparado. Nuestra oficina ha recogido al menos 700 testimonios de víctimas de la dictadura y hay una constante: la gente sigue huyendo por escasez de alimentos, escasez de medicamentos, inseguridad, violaciones sistemáticas a los derechos humanos, amenazas, persecución y colapso económico”, dijo.

En ese sentido, Smolansky destacó que son importantes las políticas migratorias que impulsan los gobiernos de la región para atender a los refugiados venezolanos. Considera que los gobiernos locales deben hacer esfuerzos para no politizar la crisis migratoria y promover políticas para proteger a los ciudadanos que llegan a estas ciudades “no por voluntad propia, sino porque fueron expulsados ​​de Venezuela”.

“Otro desafío importante se refiere a los esfuerzos que deben realizarse contra la discriminación y la xenofobia. Cuando se discuten estas políticas, siento que quedan en manos del presidente o canciller de un país o de organismos multilaterales. Pero la responsabilidad contra la discriminación y la xenofobia recae en todos y creo que las autoridades locales tienen un trabajo importante que hacer”, dijo Smolansky.

Protección de migrantes

Asimismo, Smolansky insistió en la necesidad de poner en marcha herramientas que conlleven a la regularización de los venezolanos en la región. Argumentó que esto no solo beneficiaría a los migrantes sino que también contribuiría a los países receptores. Destacó que, a su juicio, la mayoría de los venezolanos migrantes quieren estudiar y progresar. Por ello, cree que su regularización tendrá un impacto positivo en los países y sociedades a los que migran. Además de promover una migración segura y ordenada.

“La región debe acelerar el proceso de regularización. De los 6,2 millones de migrantes y refugiados venezolanos, aproximadamente 2,8 millones ya tienen sus documentos en regla. Esto significa que aproximadamente 3,4 millones de personas permanecen indocumentadas. Al estar en situación irregular, hay venezolanos que están en la economía informal, y hay obstáculos para acceder a la educación y la salud, que es un derecho humano”, dijo.

Smolansky señaló que las lecciones aprendidas de la crisis humanitaria en Venezuela para los países de la región es que la ausencia de democracia, libertades y estado de derecho puede “generar consecuencias migratorias similares o peores en países devastados por guerras o desastres naturales.

“Este es un derrumbe humano que tiene una causa muy clara, que es un régimen ilegítimo, que es el responsable de la emergencia humanitaria compleja. El régimen tiene como política de Estado la violación de los derechos humanos, es responsable de la falta de luz, no hay agua, responsable del colapso económico y además ha cerrado un pacto con el hampa para hacer de Venezuela uno de los países más violentos. en el mundo. mundo», dijo.

—¿Se puede solucionar la crisis migratoria mientras Nicolás Maduro siga en el poder?

-Imposible. Siempre habrá venezolanos huyendo del país mientras Maduro esté en el poder y esto ha sido una constante desde 2014. Maduro asumió el poder en 2013 y esta crisis migratoria ha estado ocurriendo desde 2014. Prácticamente todo el tiempo que Maduro ha estado en Miraflores. Si hay momentos en que el flujo es más o menos importante es otra cuestión. Antes de la pandemia salían 5.000 personas todos los días; Con el covid-19, los flujos migratorios han disminuido en todo el mundo. Pero aun así, de marzo de 2020 a mayo de 2022 se fueron 1,2 millones de venezolanos. Es decir, en medio de la pandemia, 1 millón de venezolanos se fueron a pesar de que las fronteras estaban cerradas, la mayoría de estos ciudadanos huyeron por caminos irregulares. El 20% del total de exiliados en Venezuela huyó durante una pandemia. Esto es escandaloso. Entonces, mientras Maduro esté en el poder, siempre habrá venezolanos huyendo.

-La semana pasada hubo un accidente en Nicaragua en el que fallecieron venezolanos, tras la situación el gobierno de este país anunció la posible expulsión de los ciudadanos que sobrevivieron. ¿Qué mensaje se envía a los migrantes venezolanos que no se sienten protegidos?

-Si en algún momento Maduro quiere implementar el ‘plan regreso a la patria’ y en algún momento hay una acción verdaderamente humana es coordinando con el régimen de Ortega no para deportar venezolanos sino para repatriar a los fallecidos para que sus familiares que están en Venezuela pueden despedirse. Ahora deportar a quienes huyeron de la dictadura viola el derecho humano de todos a buscar protección y este es un tema que estamos monitoreando. Pour cette raison, je dis aux Vénézuéliens de ne jamais avoir honte d’avoir fui vers n’importe quel pays car la plupart d’entre nous qui sommes partis ne l’ont pas fait de manière planifiée, nous avons dû quitter le pays à la prisa. Por ejemplo, en mi caso, todavía tengo una celda asignada a El Helicoide después de ser destituido ilegalmente de mi cargo de alcalde. Al igual que yo, hay madres que no pudieron dar a luz en un hospital en Venezuela porque estaba completamente en ruinas o hay niños que tuvieron que huir por la hambruna, también hay niños que fueron muy reprimidos en 2014 o en 2017 amenazado con prisión. En otras palabras, cada venezolano tiene una historia. No tengamos vergüenza de contar cómo nos fuimos porque hay historias inspiradoras. Hay mucha gente que se ha ido de Venezuela por los que siguen adentro, mucha gente que se ha ido para ser la voz de los que siguen adentro y que están siendo torturados o enfrentando crisis humanitarias complejas y que son la voz que el mundo necesita saber .

— ¿Está convencido de que los venezolanos podrán volver o cree que les será difícil volver a la democracia?

-Totalmente. La dictadura no nos conquistará, no derrotará a los venezolanos. Estoy convencido de que tendremos la oportunidad de volver. Y digo que vamos a tener la oportunidad de volver porque soy consciente de que esta es una crisis que lleva ocho años donde hay gente que ha llegado a otros países con una mano delante y la otra detrás ; y hoy tienen una mejor situación y han podido traer a su familia, que ya tienen estatus migratorio legal o que conocieron a su cónyuge cuando él era migrante y que ahora tienen hijos de otras nacionalidades. Entonces sé que cuando arraigue para algunos será difícil regresar porque ya tienen una vida en el extranjero, pero en cualquier caso tendrán la oportunidad de regresar y eso es suficiente. Y estoy seguro de que habrá muchos que volverán.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.