UEFA Nationes League: España vuelve a retar a la historia en la final de Nations League | Fútbol | Deportes

Esta España le lleva la contraria a la historia. No sólo logró en el pasado Mundial superar al fin una ronda eliminatoria —hito nunca conseguido en los anteriores grandes torneos—, sino que acabó por coronarse con el mejor fútbol, con la posesión y el juego de posición por bandera. Un brindis al balón. Después se situó como la mejor selección del planeta en el ranking de selecciones cuando nunca había pasado de la sexta posición, condición que ha ratificado en la Liga de las Naciones porque ya está en la final con el caramelo de haber sellado también su salvoconducto para los Juegos Olímpicos de París, torneo que jamás había pisado. En la final y en La Cartuja de Sevilla, toca Francia (19.00. La1), selección que superó a Alemania en las semifinales y equipo al que hasta ahora España no ha podido superar. Otro reto; otra ocasión para contradecir a la historia. “Hay que estar felices de estar aquí, sólo hay dos equipos que participan en la final. Tenemos que tener concentración, determinación y confianza en sí mismas, estar unidas y tener conexión, lo que permite ganar a grandes equipos. Esa es la receta. Vamos a intentar hacer un encuentro difícil para España”, resolvió el técnico galo Hervé Renard.

Sucede que Francia también está de dulce desde que llegara Renard, solo cinco meses antes de que comenzara el pasado Mundial. Fue el bombero y también el mejor tratado de paz, pues las Bleues estaban en descomposición. Resulta que la anterior seleccionadora, Corinne Deacon se enfrentó a varias de las jugadoras tan insignes como Eugénie Le Sommer y Amnadine Henry, que ya pusieron el grito en el cielo después de la Copa del Mundo de 2019. Las críticas de las jugadoras fueron su guillotina con la selección, pues no volvieron a aparecer en las listas. El detonante, sin embargo, llegó cuando la futbolista Wendie Renard renunció a ponerse la camiseta —seguida por Marie-Antoinette Katoto y Kadidiatou Diani— por las desavenencias con la entrenadora. Un caos que llevó a la federación a dar relevo en el banquillo porque desde hace tiempo que se exigen un gran torneo —hasta ahora solo tiene una semifinal en la pasada Eurocopa y cuartos en el Mundial de Francia 2019 y Australia y Nueva Zelanda 2023— para un equipo al que le sobra físico y talento. “Hay que seguir creyendo y trabajando para llegar este objetivo de ganar un título. Hasta que no lo consigamos no abandonaremos. Este es un partido decisivo y tenemos muchas jugadoras en el equipo que han jugado grandes partidos, que han ganado con las inferiores o sus clubes”, señaló Le Sommer.

Desde que llegó Renard, la selección francesa ha recuperado a todas las proscritas, también el mejor fútbol porque suma 16 partidos con un balance de 12 victorias, dos empates y otras dos derrotas, ambas a manos de Australia (la última en la tanda de penaltis de cuartos de final del Mundial). “Ahora nos medimos contra el primer equipo FIFA, a las campeonas del mundo. Es un gran desafío. Pero preferimos enfrentarlo en el campo que verlo desde la televisión. Tenemos calidad, mucha calidad, creemos en nosotras y en el fútbol, en estos partidos, lo que cuenta son los detalles de concentración y tácticos. Jugamos a fútbol para vivir con esta adrenalina. No hay que tener miedo sino unas ganas locas de ganar”, expuso Renard. Juega el equipo de Tomé con el balón entre los pies, siempre con la posesión y el juego de posición por bandera. “El estilo de juego de España y el Barça es el mismo. No sé qué partido esperar, pero en los duelos contra el Barça hay que saber ser pacientes, aceptar a veces tener menos el balón… Pero el fútbol es ganar y no importa la manera”, apuntó la delantera Le Sommer. Renard lo subrayó: “La posesión está bien cuando es efectiva. Contra Italia, tuvieron el 70% y perdieron. Lo importante es qué se hace con la posesión”. Y Francia, en esta competición, no falla, pues está invicta y solo ha encajado dos tantos. Los números, además, dicen que las Bleues se ha batido en 13 ocasiones ante España y que no ha conocido una sola vez la derrota, con un saldo de 10 triunfos y tres empates, con 22 goles a favor por siete en contra. “España ha sido campeona del mundo de manera merecida. Son las que practicaron el fútbol más bonito y es de justicia que sean campeonas del mundo. Pero en esta Nations han marcado y recibido muchos goles (26 por nueve), así que tendremos que aprovechar sus fallos porque todos los equipos tienen puntos débiles. Aunque España tiene muchos más fuertes”, resolvió Renard. Eso y que La Roja hace tiempo que se olvidó hacer caso a la historia.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo