Expresidente de El Salvador acusado de masacre de sacerdotes jesuitas

(CNN Español) — El expresidente de El Salvador Alfredo Cristiani Burkard (1989-1994) fue imputado en la justicia junto a otras 12 personas por su presunta vinculación con el asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos colaboradores ocurrido hace 32 años durante su gobierno, informó el fiscal general. Oficina de la República.

De acuerdo con la solicitud fiscal presentada ante el tribunal, a Cristiani se le imputa el delito de comisión por omisión en el delito de homicidio.

El anuncio lo hizo el propio Fiscal General, Rodolfo Delgado, a través de su cuenta oficial de Twitter, donde publicó un video con los detalles. “Durante años fueron protegidos y no llevados ante la justicia. Se acabó”, dijo Delgado.

Hasta el momento, CNN en Español no ha podido obtener una reacción del expresidente y desconoce si ya tiene abogado. En diciembre de 2017, Cristiani negó a Grupo Megavisión haber participado en una supuesta reunión con altos mandos militares para ordenar la masacre. «No estuve en una reunión en el estado mayor esa noche», dijo el expresidente a la televisión local.

el cargo criminal

Según la fiscalía, el 16 de noviembre de 1989 un grupo de militares ingresó a la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas y asesinó a ocho personas: seis sacerdotes y dos salvadoreños que colaboraban en este centro universitario.

Según Delgado, esta acusación “forma parte de los esfuerzos que realiza la Fiscalía General para llevar ante la justicia a todos los responsables de diversos delitos ocurridos durante la duración del conflicto”.

Además de Cristiani, otras 12 personas enfrentarán cargos, por lo que la fiscalía ha pedido que se expida una orden de captura. Según las autoridades, un juzgado de paz debe fijar fecha de audiencia inicial para decidir si existen elementos que permitan ordenar la captura de los imputados.

El caso de los jesuitas reabierto

En enero pasado, los jueces de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador invalidaron la decisión de la Sala Penal de la CSJ que, en septiembre de 2020, cerró el proceso penal por el asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus colaboradores, ocurrido el 16 de noviembre de 1989, durante la guerra civil salvadoreña.

El principal argumento de la Sala en su momento fue que hubo “violación de los derechos a la seguridad jurídica, a la protección judicial y al conocimiento de la verdad”.

La sala penal argumentó, en septiembre de 2020, que el 12 de diciembre de 2000, el juzgado tercero de paz había dictado sobreseimiento definitivo en primera audiencia, por considerar que la acción penal estaba prescrita por haber transcurrido más de 10 años. desde el delito en el momento en que la Fiscalía General de El Salvador presentó la acusación, el límite máximo establecido por la legislación del país centroamericano para perseguir un delito.

Las víctimas fueron los jesuitas españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Armando López y Juan Ramón Moreno, así como tres salvadoreños, el sacerdote Joaquín López y sus colaboradores, Elba y su hija Celina Ramos.

Sacerdotes jesuitas fueron asesinados durante la ofensiva guerrillera «Hasta el Tope» por un grupo élite del ejército, en las instalaciones de la Universidad Centroamericana, según el informe de la Comisión de la Verdad, elaborado en 1993, con el apoyo de las Naciones Unidas. Naciones.

La Comisión de la Verdad sobre la Guerra Civil en El Salvador, que contó con el apoyo de Naciones Unidas, concluyó en 1993 que un grupo élite del ejército había asesinado a los sacerdotes jesuitas en las instalaciones de la Universidad Centroamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.