Cuáles son los falsos positivos en Colombia y cuáles son las últimas revelaciones

(CNN Español) — Las ejecuciones extrajudiciales cometidas por algunos miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia desde hace varios años son conocidas en este país como falsos positivos.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) determinó en febrero de 2021 que en Colombia, al menos 6.402 personas fueron víctimas de los llamados falsos positivos, muertes ilegítimamente presentadas por el Estado como víctimas de combates entre 2002 y 2008.

En la región del Catatumbo, en el noroeste del país, por ejemplo, al menos 120 personas muertas fueron presentadas como muertas en acción para “aumentar criminalmente las estadísticas oficiales de éxitos militares”.

Antes de que se conociera la cifra de falsos positivos de la JEP, la Fiscalía General de la República presentaba una cifra mucho menor en 2018: 2.248 víctimas de falsos positivos entre 1988 y 2014.

Según se informó en diciembre de 2021, “la JEP concluyó que los crímenes no se habrían producido de no ser por la política institucional de conteo de cuerpos del Ejército, la política de incentivos y la constante presión que ejercen los comandantes sobre sus subordinados para obtener muertes ‘en combate’ «.

La JEP fue creada como parte del acuerdo de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), firmado en septiembre de 2016. Su función es administrar justicia transicional y conocer de los presuntos delitos cometidos en el contexto del conflicto armado antes del 1 de diciembre de 2016.

Actualmente, la JEP realiza una serie de audiencias con militares imputados y el tribunal impondrá las primeras sanciones relacionadas con casos de falsos positivos.

Miembros de la organización civil Madres de Falsos Positivos (Mafapo) participan en una manifestación frente a la corte en Bogotá el 25 de agosto de 2021. – Miles de ejecuciones extrajudiciales conocidas como «falsos positivos» se han llevado a cabo en el escándalo más grande de la ejército colombiano. (Crédito: JUAN BARRETO/AFP vía Getty Images)

Lo que dice el ejército y los expresidentes Uribe y Santos

El ejército colombiano como institución -que dice tener investigado casos de falsos positivos– desestimó las afirmaciones de que el alto mando estaba vinculado a casos de ejecuciones extrajudiciales, como cuando desestimó un informe de Human Rights Watch sobre el asunto en 2015.

Poco después del informe de la JEP de febrero de 2021, el actual Comandante del Ejército Nacional, Eduardo Enrique Zapateiro, publicó este tuit. “Somos soldados del @COL_EJERCITO, y no nos dejaremos abatir por más víboras venenosas y perversas que nos quieran atacar, señalar con el dedo o debilitarnos. Oficiales, suboficiales y militares, no nos damos por vencidos”. arriba, no nos rindamos, siempre fuertes con la frente en alto, Dios está con nosotros.

Vingt et un membres de l’armée, dont un général à la retraite et un civil, ont reconnu leur responsabilité devant la JEP pour les faux positifs de moins de 120 personnes dans la région de Catatumbo, et 127 autres sur la côte caraïbe de la Colombia.

Durante el período investigado por la JEP, el país estuvo bajo el mando de Álvaro Uribe Vélez, quien no solo cuestionó la credibilidad del tribunal, sino que también negó haber ordenado asesinatos. Uribe dijo que durante su gobierno enfrentó y sancionó «todas las violaciones a los derechos humanos».

Uribe dijo en 2016 en una carta colgada en su cuenta de Twitter que «escondiéndose detrás» del tema de los derechos humanos, «algunos voceros del terrorismo» decían que «no se mataba a terroristas, sino a campesinos».

“Ordené que cuando había una persona lesionada, ese cadáver no podía ser movido por las fuerzas armadas sino por los representantes de la Fiscalía General de la Nación, el CTI. Así se hizo. Incluso algunos dijeron que era la derogación de la jurisdicción penal militar”. por los excesos de la fiscalía, que por cada levantamiento de un cadáver formulaba una acusación contra militares y policías”, escribió Uribe en 2017.

“Igualmente, en 2008, inmediatamente (después) de que se conocieron las denuncias de falsos positivos, saqué a 27 militares de alto rango de las fuerzas armadas”, agregó el expresidente.

En tanto, su sucesor en la presidencia, Juan Manuel Santos, quien había sido su ministro de Defensa durante estos hechos, declaró en junio de 2021 ante la comisión de la verdad que en principio no creía en la existencia de estas prácticas, pero luego comenzó a “actuar «. contra falsos positivos.

«Al principio eran solo rumores sin evidencia que los respaldara y es por eso que no les di ningún crédito. No podía creer que algo como esto pudiera suceder… al principio, a partir de 2007, comencé a recibir informes de personas creíbles. fuentes. Fue entonces cuando comenzamos a tomar medidas sobre los falsos positivos», dijo Santos.

Santos dijo a la Comisión de la Verdad que “es la presión para hacer víctimas” lo que ha llevado a que aumenten los falsos positivos.

«En honor a la verdad, debo decir que el presidente Uribe no se opuso al cambio de esta desastrosa doctrina que él mismo había alentado. Nunca recibí una contraorden y no me lo permitieron», agregó.

Así tramaron falsos positivos para ‘complacer al gobierno’

Néstor Guillermo Gutiérrez, suboficial retirado del ejército, admitió durante una audiencia de la JEP en abril de 2022 que había asesinado a personas inocentes. “Yo ejecuté. Asesiné a familiares de los que están aquí… llevándolos con mentiras, con engaños, fusilándolos, asesinándolos cruelmente, cobardemente, y metiéndoles un arma diciendo (fue) una pelea, (fue) una guerra de guerrillas».

Gutiérrez fue citado a una audiencia como imputado en el caso de falsos positivos del ejército para admitir su responsabilidad como coautor de crímenes de guerra, homicidio en persona protegida, desaparición forzada, y como cómplice de estos crímenes que según JEP “constituyen crímenes de lesa humanidad y desaparición forzada de personas.

El exsoldado habló en una audiencia de reconocimiento frente a familiares de las víctimas, así como representantes de la comunidad internacional.

Gutiérrez admitió públicamente sus crímenes en Catatumbo, una región del departamento de Norte de Santander en el noreste de Colombia, el martes. Dice que ingresó al ejército en 1995 y en 2007, como cabo primero, fue enviado a esta región como comandante de escuadra en un batallón de contraguerrilla, donde permaneció hasta diciembre de 2008.

“No voy a justificar lo que hice, porque cometí crímenes, crímenes, asesinamos a inocentes, campesinos. Lo que asesinamos fueron campesinos (no guerrilleros)”, declaró.

Vivanco: Duque debe rechazar frontalmente órdenes de letalidad 2:17

Según la JEP, Gutiérrez formaba parte del «modelo macrocriminal» del ejército, «como ejecutor directo de varios homicidios». En diciembre de 2021, 21 miembros del Ejército, entre ellos un general en retiro y un civil, reconocieron su responsabilidad ante la JEP por los falsos positivos de menos 120 personas en la zona del Catatumbo, y de otras 127 más en la costa Caribe de Colombia.

El mismo militar retirado informó que había elaborado una lista de 14 campesinos inocentes que no tenían nada que ver con la guerrilla ni con los grupos armados; estos serían asesinados más tarde. También dijo que negoció con los paramilitares, a quienes les compraban armas para vestir a las víctimas que asesinaban, y simulaban combates para entregar a campesinos que aseguraban eran guerrilleros muertos en combate.

De un campesino que se identificó con nombre y apellido frente a sus familiares, dijo: “Yo le dije vamos, vamos a trabajar en una finca para que usted cuide la finca”.

“¿Sabes manejar un arma de fuego?”, le preguntó a su víctima. “Y cuando le entregué el arma, (él estaba) asustado. Ya sabía que lo iba a matar”, dijo Gutiérrez.

El militar retirado dice que no justifica lo que hizo, pero lo que lo impulsó a él y a muchos otros soldados fue la presión de los «comandantes superiores» para mostrar resultados: «Había que buscar los resultados sin importar nada», dijo.

“Hoy (frente) al mundo quiero que sepan que eran campesinos que yo, como miembro de la fuerza pública, asesiné cobardemente”, dijo Gutiérrez. “Les quité la ilusión a sus hijos por la presión de mantener contento al gobierno. No es justo”.

El soldado retirado informó que muchos jóvenes que los engañaron con mentiras acompañaron a los soldados que voluntariamente los reprendieron pero golpearon a otros que se negaron.

“Los secuestramos, los llevamos, los asesinamos. Esta es la verdad”, dijo Gutiérrez.

“Un criminal, cuando ve a un policía oa un soldado, sale corriendo. Un inocente no se escapa. Él confía. Entonces cuando nos vieron (a los soldados), vinieron callados porque no debían nada. partido», agregó el exmilitar a la JEP.

“Empezamos a ejecutar a gente inocente, a los campesinos de la región”, dijo. “En ese momento no pensé en el daño que le estaba causando a la víctima… En ese momento no medí las consecuencias. Se me ennegreció el corazón (sic)”.

«O lo sabía, pero no quería darme cuenta del daño que estaba haciendo», dijo.

Con información de Melissa Velásquez, Florencia Trucco y Fernando Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.