Este ha sido el reto más duro de mi carrera, afirma pitcher de los Marlins víctima del COVID-19

Cuando supo que estaba contagiado con el virus, Sandy Alcántara se sintió incómodo. No fue víctima del pánico ni temió por su vida, sino por su familia a la que no vería en días y por su equipo, al cual no podría ayudar en un frenético inicio de temporada.

El lanzador dominicano fue uno de los 18 infectados con el COVID-19 en la fatídica serie en Filadelfia que luego vendrían a Miami en un viaje de 17 horas en autobús para comenzar una cuarentena en espera de las dos pruebas negativas que la permitieran al menos volver al terreno.

“Fueron momentos difíciles, porque uno se siente impotente y no puede hacer otra cosa que seguir las instrucciones de los médicos y el equipo’’, apuntó Alcántara desde Jupiter, donde entrena en espera del llamado a los Marlins. “Uno tiene que ser fuerte de mente para no caer en la desesperación. Este ha sido el reto más grande mi carrera’’.

En la soledad de su cuarto, Alcántara hizo todo lo posible por mantener la fortaleza de su brazo, corriendo en los espacios que se lo permitieran y lanzando pelotas contra los colchones y las almohadas, simulando en su imaginación diversas situaciones del juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *